Los 12 Pasos

Los 12 Pasos

¿Qué es el “El Programa de los Doce Pasos”? Antes de responder haremos un poco de historia… Los Doce Pasos fueron desarrollados por un grupo de alcohólicos en los años '30. Lo habían intentado todo y no lograban detener la adicción, aún cuando ésta estaba literalmente destruyéndoles la vida. De alguna forma, Hashem les abrió los ojos a un programa espiritual simple de 12 pasos que comenzó a serles de ayuda aún en los casos más severos. El éxito lentamente fue esparciéndose y hoy hay miles de grupos de Doce Pasos en todo el mundo para todo tipo de adicción, trátese de alcohol, apuestas, comida, narcóticos, o tipo sexual. Este simple programa ha ayudado a millones de personas a recuperarse, probando ser efectivo aún en los casos más severos. La mejor forma de llevar a cabo los Doce Pasos es dentro de un grupo y con un mentor. A continuación les presentamos un resumen de los mismos:

  • Hemos admitido que fuimos impotentes ante el 'deseo sexualʼ, y que nuestras vidas se han vuelto insoportables.
  • Llegamos a creer que una Fuerza superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio.
  • Decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de D'os, según nosotros lo entendemos.
  • Hemos efectuado un valiente inventario moral de nosotros mismos.
  • Hemos admitido ante D'os, ante nosotros y ante otra persona, la naturaleza exacta de nuestros defectos.
  • Hemos estado enteramente dispuestos a que D'os elimine de nosotros todos estos defectos de carácter.
  • Humildemente le pedimos que nos libere de nuestros defectos.
  • Realizamos una lista de todas aquellas personas que hemos dañado, y estuvimos de acuerdo en reparárselo.
  • Lo hicimos siempre que fue posible, salvo que implicara dañar a otros.
  • Continuamos haciendo un inventario personal, y cuando nos equivocamos lo admitimos rápidamente.
  • Buscamos, a través de la oración y la meditación, mejorar nuestro contacto consciente con D'os, como nosotros lo entendemos, pidiéndole, solamente saber cuál es Su Voluntad en relación a nosotros y tener la fuerza para llevarlo a cabo.
  • Habiendo tenido un despertar espiritual como resultado de estos pasos, tratamos de pasar este mensaje a otros con problemas similares y de poner en práctica estos principios en todos nuestros asuntos.

Introducción al Programa 'Los 12 Pasos'

El rey David dijo en el Libro de Salmos (13:3-4), “¿Ad Ana Ashit Eitzot BeNafshí –Hasta cuándo intentaré distintas tácticas–,…, Ad Ana Iarum Oibí Alai – hasta cuándo mi enemigo regirá sobre mí?–.Habita Aneni Hashem Elokai Aira Einai Pen Ishán Hamavet –mira y ayúdame, Hashem, mi Señor, ilumina mis ojos, no vaya a ser que duerma la muerte–”.

Si sentimos como si estos versículos hubieran sido escritos para nosotros, debido a que:

  • Hemos intentado toda estrategia que encontramos hasta ahora en el manual, y seguimos cayendo,
  • Vemos que no podemos manejarlo solos,
  • Y por último, –pero fundamentalmente-, sentimos que 'dormiremos la muerte', como dijo el Rey David, si no tenemos éxito.

Quiere decir que hemos tocado fondo, y que nos encontramos en el primero de Los 12 Pasos, que dice:

“Hemos admitido que fuimos impotentes ante el 'deseo sexualʼ, y que nuestras vidas se han vuelto insoportables”.

El Programa de los '12 Pasos', correctamente estudiado, ha demostrado ser la táctica más fuerte para liberarse de las adicciones en el mundo entero. Se trata de un programa espiritual basado en tres pilares: (1) depositar la confianza en D'os, (2) 'abrir una nueva página en la vida', (3) ayudar al compañero.

Los 12 pasos están basados en principios espirituales comunes a TODAS las religiones. A algunos religiosos les cuesta aceptar que aprenderán algo de no-judíos, como entregar su vida a Hashem. Pero el siguiente versículo de Kohelet lo describe de la mejor forma: “Asher Asá HaElokim Et HaAdam Iashar, VeHema Bikshú Jeshbonot Rabím –D'os creó al hombre derecho, y he aquí que ellos buscaron muchas complicaciones-”.

'Los 12 Pasos' constituyen los fundamentos de 'ser persona', creada a imagen y semejanza de D'os. Y los podemos aprender de cualquiera que se haya elevado a sí mismo por encima del nivel de 'animal' y busque ser un humilde servidor de D'os, independientemente de la religión que tenga.

Uno de los participantes de mayor antigüedad en los grupos de 'Los 12 Pasos' emplea la siguiente metáfora: “a menudo, como observantes de la Torá y las Mitzvot ” después de 'actuar' y incluso mientras eso está en desarrollo, nos encontramos como si estuviéramos viajando en un camión de 18 ruedas que sencillamente, ¡está fuera de control! ¿Qué debemos hacer? Bajarnos y volver nuevamente al triciclo: simple, lento, seguro y concreto”.

Técnicamente, las reuniones son seculares , espirituales pero no religiosas. En el programa no se nos enseña acerca de D'os. En lugar de ello, se nos enseña acerca de nosotros mismos, y de alguna forma ello nos ayuda a conectarnos con ÉL.

En la convención de Agudat Yisrael en Nueva York (Noviembre de 2009), Rab Twerski habló sobre el programa, y dijo que “funciona”, negando que tenga un componente cristiano. Cada una de las medidas que conlleva, dijo, se encuentran en las enseñanzas de Jaza”l . Sobre cómo pueden ser encontrados los '12 Pasos' en éstas, Rab Twerski escribió un libro llamado “¿Self Improvement? I'm Jewish”. También hay un gran artículo llamado “Addiction & Recovery Through Jewish Eyes -Adicción y Recuperación a través de los Ojos del Judaísmo-”, de Carol Glass, en el que hace una comparación entre el programa de 'Los 12 Pasos' y las instrucciones para hacer Teshubá del Rambam y Rabenu Ioná, y en la que surgen claras semejanzas. Muchos judíos religiosos que se unieron a este programa no sólo lograron recuperarse, sino que también tuvieron un sorprendente éxito en todas las áreas de la vida.

Entendiendo la magia de 'los 12 Pasos'

Ahora comprendamos la fuerza secreta que está detrás de los 12 Pasos' y qué, en este simple programa, le permitió a millones de personas alrededor del mundo desde los años '30, a recuperarse incluso de los casos más severos de adicción.

Los primeros tres pasos son el corazón del programa:

  • Paso 1:

“Hemos admitido que fuimos impotentes ante el 'deseo sexualʼ, y que nuestras vidas se han vuelto insoportables.

Este paso trata acerca de 'haber tocado fondo' y admitir la derrota. Reconocemos que somos impotentes, es decir, que tenemos un desequilibrio, al menos en lo que se refiere al 'deseo sexual' (más adelante hablaremos sobre lo qué significa 'tocar fondo'). Nuestra vida no la podemos manejar, sabemos que tenemos que parar, pero simplemente no podemos. Estamos 'entre la espada y la pared'.

    • Paso 2:

“Llegamos a creer que una Fuerza superior a nosotros podría devolvernos el sano juicio.”

No podemos hacer esto solos. Creer en una fuerza superior es fácil para quien es Judío religioso, porque siempre ha creído en Hashem. Pero necesita fortalecer su fe y hacerla más real. Podemos emplear a nuestro grupo de “los 12 Pasos” y al mentor como medio para aprender cómo hacer uso de la ayuda de una Fuerza que está fuera de nosotros y que nos supera.

    • Paso 3:

“Decidimos poner nuestra voluntad y nuestra vida al cuidado de D'os, según nosotros lo concebimos.”

Este es el punto crucial del programa. Es ahora cuando hacemos entrega de nuestra vida y voluntad a nuestra Fuerza Superior. Tomamos conciencia de nuestra completa dependencia de Hashem, la que es cuestión de vida o muerte, como ocurre con un bebé de un día que es totalmente dependiente de su madre. Ponemos nuestra vida y voluntad en Sus manos, en forma total, para que nos saque de la adicción y nos cuide mientras sanamos.

El resto de los 12 pasos, sólo se ocupan de cómo llevar a cabo este tercero paso adecuadamente. La única forma de hacer entrega de la vida y la voluntad a Hashem es a través de los otros pasos, con los que avanzamos en la dirección señalada en forma continua. Algo sorprendente ocurre cuando comenzamos a progresar, a crecer, en la dirección que marca el tercer paso, y comenzamos a vivir con humildad, honestidad e integridad, en todas las esferas de nuestra existencia (a través de los otros pasos). Nadie entiende exactamente cómo funciona, la ciencia tampoco puede explicarlo, pero milagrosamente encontramos que ya no tenemos que dominar a la adicción. En su lugar, Hashem lo hace por nosotros, como dice el versículo, “Hashem Ilajem Lajem  VeAtem Tajarishún  -Hashem peleará por ustedes, y ustedes guardarán silencio-. Aprendemos a poner el tema de nuestro Yetzer Hará/nuestra padecimiento en manos de Hashem, para que Él se encargue, y en su lugar nos concentramos en vivir como Sus sirvientes lo mejor que podemos. Y cuando lo hacemos como es debido, parece ocurrir un milagro y Hashem nos va liberando, día a día, de la adicción.

Suena imposible, pero miles de casos lo testifican. Algunos relatos pueden ser leídos en el website de GYE, otros en el “Libro Grande” de Alcohólicos Anónimos, y también es posible unirse a un grupo de '12 Pasosʼ para escuchar por uno mismo, cómo los casos de adicción más duros pudieron ser curados a través de este programa. Como Bill W. escribe:

“Mi amigo se sentó frente a mí y dijo sin rodeos, que Hashem hizo por su bien lo que él no había podido hacer por sí mismo. Su voluntad humana había fracasado. Los doctores le habían dicho que ya no tenía cura. La sociedad ya estaba por ponerlo 'entre rejasʼ. Tal como yo, había admitido su total derrota. Pero luego…'el muerto resucitóʼ. Había sido tomado de entre los que estaban 'terminadosʼ y fue enviado de repente, ¡a un nivel de vida que nunca había conocido!”

“La fuerza para esto, ¿surgió de él? Seguro que no. Ya ninguno de los dos la tenía.”

“Me estremeció. Empezaba a ver como los 'religiososʼ, después de todo, tenían razón. Aquí vemos que hubo algo en el corazón de una persona que hizo lo que era imposible. Mis ideas sobre los milagros cambiaron instantáneamente. De pronto, el oscuro pasado ya no importaba. En la cocina frente a mí, del otro lado de la mesa, tenía sentado un 'milagroʼ que a gritos daba noticias excelentes.”

“Vi en mi amigo una verdadera transformación interior. Él ya recorría un camino nuevo. Nueva tierra para sus raíces.”

“Finalmente comprendí que todo el tema era estar dispuesto a creer en algo que podía más que yo, una fuerza más grande que yo. Eso era todo lo que se me pedía para empezar a recorrer el camino. Vi que a partir de ese punto podría comenzar el crecimiento. En base a una buena voluntad total, yo podría hacer también lo que veía en mi amigo. ¿La tendría? Seguro que sí. Así comprendí que Hashem se interesa por nosotros, las personas. Finalmente vi, sentí, creí. Los anteojos del orgullo y del prejuicio cayeron, y ante mis ojos apareció un nuevo mundo.”

El tercer Paso trata la posibilidad de 'soltar los mandosʼ y dejar que Hashem 'conduzcaʼ. Es importante comprender que 'soltar los mandosʼ es un cambio interno, y para llegar a él necesitamos realizar todos los otros Pasos. A medida que aprendemos a abandonar el soporte conocido de nuestras actitudes y reacciones internas, Hashem nos va conduciendo más fluida y naturalmente. Esa es la labor principal y el fruto del programa.

Mientras interiormente continuemos siendo las mismas personas, sólo seguiremos batallando contra nosotros mismos. A través de los otros pasos, aprendemos a comportarnos en forma diferente, es decir, a no tener que llegar al recurso de 'actuarʼ al que nos empuja el 'deseo sexualʼ cuando el stress, el orgullo, el temor y la vida (con sus muchos problemas) nos golpea. Los otros pasos aseguran que no seguiremos siendo las mismas personas que éramos antes. El 'conocimientoʼ ya lo tenemos, ahora necesitamos la transformación interna. A medida que construimos nuestro estado espiritual, Hashem va retirando de nosotros el trastorno que sufrimos, poco a poco.

Dov, que ya lleva 14 años de sobriedad en el programa de los 'los 12 Pasosʼ (y cuya historia es relatada más adelante), escribe:

“Los  '12 Pasosʼ nos ayudan a reconocer que estamos enfermos y que no podemos  luchar contra el 'deseoʼ en lo más mínimo. Aprendemos a cambiar el enfoque, a no concentramos en luchar, sino en, simplemente hacer la voluntad de Hashem por hoy y por mí, siéndole útil a los demás y a Él. El 'deseo sexualʼ es visto como algo que busca desviar nuestra atención. Nada más.

Más, acerca del programa

Mencionamos más arriba, que para que el Primer Paso de los Doce realmente funcione, antes debimos haber 'tocado fondoʼ. Permítanos aclarar el concepto. No significa que debamos esperar hasta que queramos suicidarnos, nos divorciemos o que quebremos económicamente. Todo lo que se necesita para 'tocar fondoʼ es saber que la adicción es demasiado fuerte para nosotros y que no podemos terminar con ella solos.

En la sección titulada 'Tocar Fondo mientras se está Por Encimaʼ de nuestro website leerá historias terribles sobre adónde lleva la adicción, como la de aquél cuya vida se arruinó y terminó preso por chatear inapropiadamente con menores,  la de los asesinos en serie que responsabilizaron de sus crímenes a la influencia de su adicción al 'deseo sexualʼ, las de los divorcios a los que condujo, o las del sufrimiento que causó a las esposas.

Una vez que reconozcamos que se trata de un padecimiento que avanza, que llevará a que no podamos llevar adelante un vida matrimonial normal, conservar nuestro trabajo, desarrollarnos desde el punto de vista espiritual, y en especial cuando reconozcamos las situaciones de peligro a las que nos lleva, como lo es la prisión, e incluso a la muerte j"v, ya está. No hace falta que sintamos la autodestrucción en carne propia antes de haber 'tocado fondoʼ. Es precisamente uno los objetivos de GYE: ayudar a la gente a que 'toque fondoʼ mientras está 'Por Encimaʼ, y reciban la ayuda adecuada mientras la vida continúa intacta.

Los '12 Pasosʼ son un conjunto de principios morales tan básicos, que incluso 'bebedoresʼ no-judíos pueden emplear y convertirse en hombres de D'os. Son la esencia de lo que significa ser 'seres humanos creados a semejanza Divinaʼ, en comparación a ser 'animalesʼ, quienes no tienen libre elección. Son algo tan elemental, que preceden al Judaísmo, la Torá y el Mussar , como Jaza”l lo expresaron, “Derej Eretz Kadma LaTora –Proceder Correctamente antecede a la Torá -. Debemos estudiar los principios básicos antes de continuar y llegar a niveles más altos.

Lo que ocurre es que, desafortunadamente, muchos de nosotros nunca estudiamos esos principios. Es irónico que solamente cuando el hombre esté desesperado, recién entonces se siente obligado a estudiar los fundamentos que lo hacen ser 'personaʼ. Como quien padece una adicción, estamos forzados a estudiar esos importantes principios morales a través de los cuales, ¡podremos llegar a convertirnos en gente mucho más grande que el promedio! ¡Y eso es lo Hashem estuvo esperando de nosotros todo el tiempo! Puede ser que precisamente por eso, nos llevó a atravesar una adicción que parecía que no podíamos superar.

Es interesante destacar que del segundo al último de los 12 Pasos, ni siquiera mencionan la 'bebidaʼ o  'actuarʼ. Ellos sólo se ocupan de cómo vivir 'correctamenteʼ y pensar 'correctamenteʼ, de forma tal que no lleguemos a sentirnos lo suficientemente mal como para experimentar la necesidad de 'actuarʼ para 'auto-medicarnosʼ. Los '12 Pasosʼ nos enseñan a confiar en Hashem y a vivir en base a Su ayuda, no apoyándonos en nuestra fortaleza. Ellos nos enseñan a vivir en la solución, no en el problema.

En GYE no presionamos a nadie para que se una a un grupo de '12 Pasosʼ. La filosofía del programa funciona en base a la 'Atracciónʼ, no a la 'Promociónʼ. Uno no puede ser forzado a enfrentar un programa que le cambiará la vida. Debe haber un deseo genuino de cambiar que provenga de su interior más profundo. Tenemos que saber que debemos parar pero no podemos. Es a partir de allí que comienza a haber esperanza de que internalicemos la 'experiencia espiritualʼ a la que los '12 Pasosʼ  pueden llevarnos.

¿Algún día, podremos liberarnos del la adicción?

Llevando a cabo los 12 Pasos correctamente, encontraremos que no tendremos que correr a escondernos del mundo. Ya no sentiremos que, cada vez que andamos por la calle o vamos de compras, nos balanceamos sobre una delgada cuerda, y podremos llevar vidas normales, ser 'parte del mundoʼ y aún permanecer serenos y sobrios.

Como los alcohólicos escribieron en 1939 en AA (pag.101), en relación a cómo se sintieron después de recuperarse con los 12 Pasos.

“Suponiendo que somos espiritualmente aptos, podemos hacer todo tipo de cosas que se supone que los alcohólicos no deben hacer. La gente ha dicho que no debemos ir donde se sirvan bebidas alcohólicas, que no debemos tenerlas en casa, que debemos evitar amigos que beban, que debemos evitar películas con escenas en las que se bebe, que no debemos entrar a bares, cantinas, etc., que nuestros amigos deben esconder las botellas de bebida cuando los visitamos, que no debemos pensar en el alcohol, ni recordarlo.“

“Pero aquéllas son situaciones diarias. Un alcohólico que no pueda enfrentarlas, todavía tiene una mente alcohólica, algo no anda bien en su espíritu. Su única oportunidad de mantenerse sobrio sería escapándose a algún lugar en Groenlandia, y aún así ¡algún esquimal podría aparecerse con una botella de whisky y arruinarlo todo! Le pueden preguntar a alguna mujer que haya mandado a su esposo a un lugar distante, pensando que así le resolvería el problema.”

“Nosotros creemos que cualquier plan de combate al alcoholismo que considere evitar la tentación, está condenado al fracaso. Un alcohólico que intente alejarse de ella, podrá tener éxito durante algún tiempo, pero en general, tarde o temprano, terminará tropezando, y la caída será más fuerte que nunca. Probamos estos métodos. Estos intentos de hacer lo imposible, siempre fallaron.”   

Comments (0)

Leave a comment

You are commenting as guest.

Cancelar Submitting comment...